lunes, 6 de octubre de 2014

EL VERDADERO PODER DEL SER HUMANO

El verdadero poder del ser humano, el que nunca nos han contado que tenemos y el que nos hace temibles a los ojos de los que utilizan la violencia es tan sencillo y a la vez tan hermoso que no hace falta aprenderlo ni en las Universidades ni en los centros avanzados de Investigación. Cada vez que cerramos los ojos y sentimos amor incondicional hacia todo lo que nos rodea, recibimos un paquete de información, de conocimiento que sabemos que es cierto. Cada vez que tu aprendes algo nuevo y cierras los ojos y lo compartes con la emoción de un niño pequeño, yo lo aprehendo, tú lo aprehendes y él lo aprehende, todos lo aprehendemos al mismo tiempo, en el mismo momento intemporal. Ya no hacen falta discursos dialécticos, porque todos lo sabemos. Tan sólo hace falta que todos nos demos cuenta que tenemos ese poder. El alcance de ese poder nos permite sacar la energía interior de nuestras emociones y conectarlas en una red muchísimo más potente que internet en el que una simple mirada transmite millones de bits por décima de segundo, que nos conmueve por dentro y nos provoca el brillo de los ojos y una sonrisa. Si has sentido eso alguna vez, entonces no lo dudes...Ya lo sabes. De hecho sabes lo que todos sabemos. No creo que haya mejor noticia que esta un día como hoy. Por eso, todos los intentos consisten en hacernos salir de ese equilibrio de nuestro Sistema Nervioso Central, pues cuando estamos conectados viviendo el presente continuo sin miedo al futuro y reconciliados con el pasado, somos muy poderosos, imprevisibles y dejamos de ser el ganado que desean que seamos, pues nos salimos de las estadísticas y de sus previsiones matemáticas. Ellos saben que pueden contener las emociones de una persona una vida entera, pero también son conscientes que no pueden durante una vida entera contener las emociones de una humanidad entera que está despertando por una mutación genética en el Codón 61 del ADN. Así de sencillo y de bello - Rafael Lopez-Guerrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario